La vida silvestre en Japón

Japón es un país precioso, famoso por sus culturas ancestrales, los cerezos en flor y, por supuesto, por ser conocido como el país del sol naciente. Pero ¿sabía usted que entre estas hermosas ciudades se encuentran profundos bosques y montañas que son el hogar de muchos hermosos animales e insectos? La fauna y la flora de Japón son sencillamente impresionantes, y este blog va a ofrecerte una pequeña visión de este increíble país y de lo que tiene que ofrecer.

Haga clic directamente en el epígrafe que le interese, o si no, ¡siéntese y disfrute del blog en su totalidad!

Macaco japonés (mono de las nieves)

Cangrejo araña gigante

Tanuki (perro mapache japonés)

Yamaneko Wildcat

Águilas marinas

Macaco japonés (mono de las nieves)

Los macacos japoneses, también llamados monos de las nieves, se encuentran en tres de las cuatro islas principales de Japón -Honshu, Shikoku y Kyushu- y viven más al norte que cualquier otra especie de macaco. Viven en una variedad de hábitats a lo largo de estas islas, incluyendo montañas de bosques subalpinos, subtropicales, caducifolios y perennes, ¡realmente son muy versátiles! Los que ocupan las regiones más septentrionales, que se extienden por las montañas boscosas y las tierras altas de Japón, prosperan con temperaturas invernales de hasta -5 grados F (-15 grados C) y con una capa de nieve de más de 3 pies (1 m) de profundidad. Es famoso que se calienten bañándose en aguas termales calentadas por los volcanes cercanos. Por ello, estos macacos tienen el famoso y apropiado apodo de monos de nieve de Japón.

Los macacos japoneses son monos de tamaño medio, robustos y con la cola relativamente corta. De tamaño sexualmente dimórfico, los machos son el doble de grandes que las hembras. Los machos tienen una media de 57 cm de longitud y 11,3 kg de peso. Las hembras tienen una media de 52,3 cm de longitud y 8,4 kg de peso. Su cola tiene una longitud (relativamente) diminuta de 7-12 cm.

Por término medio, los macacos japoneses viven entre 22 y 27 años. Los dos individuos más antiguos conocidos eran una hembra salvaje que vivió hasta los 32 años y un macho salvaje que vivió hasta los 28 años. El pelaje de los macacos japoneses oscila entre el gris y el marrón y puede estar moteado. En invierno, les crece un pesado pelaje aislante para mantener su calor corporal. Durante el verano su pelaje es más ligero.


Tienen rostros desnudos de aspecto humano y ojos expresivos. Tienen bolsas en las mejillas para almacenar comida. En la edad adulta, se les enrojece la cara y el trasero. Todos los macacos tienen pulgares oponibles que utilizan para manipular objetos. Utilizan las cuatro extremidades para desplazarse (movimiento cuadrúpedo), pero también caminan sólo sobre sus patas traseras (bípedo) cuando sostienen algo con ambas manos.

Omnívoros oportunistas, los macacos japoneses comen fruta, semillas, hojas jóvenes, flores, corteza de árboles, hongos, huevos de pájaros, insectos e invertebrados como caracoles, cangrejos y cigalas. Su dieta incluye más de 213 especies de plantas. La variedad se debe sobre todo a los cambios estacionales y a la consiguiente abundancia o falta de alimento, así como a la diversidad de su hábitat. Prefieren buscar comida en el suelo.

Más conocidos como monos de las nieves, quizá le resulten familiares las imágenes de macacos japoneses bañándose en piscinas termales para mantenerse calientes durante los gélidos inviernos en las montañas de Japón. Curiosamente, bañarse en aguas termales es un comportamiento aprendido. En los años 50, los antropólogos creían que los humanos eran los únicos animales que transmitían comportamientos aprendidos de individuo a individuo y a través de generaciones, un proceso llamado «transmisión cultural». Dado que es bastante fácil observar a los macacos japoneses viviendo en tropas en su entorno natural, los investigadores determinaron que el estudio de su comportamiento proporcionaría una visión precisa de si ellos también participan en la transmisión cultural. Se han realizado estudios similares con primates en cautividad, pero los animales cautivos no tienen comportamientos naturales.

Los macacos japoneses forman tropas matrilineales que suelen tener entre 20 y 30 individuos, pero que a veces pueden superar los 100. Una de las principales limitaciones del tamaño de las tropas es la disponibilidad de alimentos. La tropa está gobernada por una hembra alfa y un macho alfa. Las hembras suelen superar a los machos en la tropa en una proporción de 3 a 1 y se clasifican según una jerarquía que se hereda y se transmite de madre a hijo. El macho alfa es el responsable de engendrar a las crías del grupo, así como de proporcionarles protección y dirigir el movimiento del grupo.


La comunicación en todos los macacos es variada y compleja. Suelen utilizar una combinación de señales visuales, vocalizaciones y contacto físico. Sus rostros desnudos, sus labios móviles, sus ojos dramáticos y su postura corporal sirven para transmitir con éxito información sobre su estado de ánimo y su entorno.

Como los macacos japoneses son animales muy sociales, utilizan muchas vocalizaciones diferentes para comunicarse. Se han documentado seis categorías de vocalizaciones, que incluyen llamadas pacíficas, defensivas, agresivas y de advertencia. Las otras dos vocalizaciones son específicas de las hembras en celo y de los bebés. Más del cincuenta por ciento de las vocalizaciones del macaco japonés son de la variedad pacífica. Estas diversas vocalizaciones se utilizan para señalar al grupo el estado de ánimo de un individuo.

La principal función ecológica de los macacos japoneses es la dispersión de semillas. A través de su rica dieta vegetal, muchas semillas de plantas pasan por el tracto gastrointestinal del macaco japonés y se depositan en el medio ambiente, donde pueden propagarse y crecer. Los macacos japoneses también tienen una relación de comensalismo con el ciervo sika, ya que el ciervo come las hojas que el macaco japonés tira al suelo cuando busca comida en las copas de los árboles.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza clasifica a los macacos japoneses como de Preocupación Menor (UICN, 2015). Sin embargo, como todos los demás primates, están amenazados por la destrucción del hábitat y la superpoblación humana. Viven principalmente en reservas y, en muchos casos, dependen de la alimentación suplementaria de los humanos para sobrevivir a las condiciones invernales.

Cangrejo araña gigante

Los cangrejos araña son los crustáceos más grandes del mundo: los machos alcanzan aproximadamente 1 metro de longitud y 4 metros de patas. Estos cangrejos viven a profundidades de aproximadamente 400 metros y a temperaturas de entre 11ºC y 14ºC. Se sabe muy poco sobre la biología de los centollos gigantes. Es prácticamente imposible determinar su edad y no sabemos cuándo alcanzan la madurez sexual. Sus hábitos de reproducción también son un misterio para los biólogos marinos.

Como todos los crustáceos, el crecimiento continuo es imposible para los cangrejos araña gigantes debido a sus duros exoesqueletos. Para crecer, los cangrejos tienen que desprenderse de este exoesqueleto mediante la muda. Es un proceso complicado que puede durar hasta dos días. Cada muda es potencialmente mortal, ya que el cangrejo puede quedar atrapado en su viejo caparazón. Incluso si la muda tiene éxito, el esfuerzo es a veces tan agotador que el cangrejo muere poco después.

Con su «nuevo» exoesqueleto blando y elástico expuesto, el cangrejo es vulnerable a la depredación. El nuevo exoesqueleto se expande rápidamente cuando el cangrejo «bombea» agua en él. Con el tiempo, junto con una combinación de enzimas y carbonato de calcio, el nuevo esqueleto se endurece. A continuación, el agua se «bombea» de nuevo y el cangrejo crece con su nuevo «pelaje».

Tanuki

Los perros mapache, como es lógico, parecen un cruce entre un mapache y un perro pequeño. Aunque son animales relativamente pequeños, su pelaje es tan largo e hinchado que puede hacerlos parecer muy rollizos. Una máscara de pelo negro envuelve sus ojos, dándoles la apariencia de un embaucador o bandido. Tienen patas parecidas a las de los perros y una cola corta e hinchada.

Los tanukis, dotados de poder mágico, tienen ocho rasgos especiales que los diferencian de sus hermanos comunes. Llevan un sombrero de ala ancha para protegerse de la mala suerte y del mal tiempo. En una mano sostienen una botella de sake, un popular alcohol de arroz, que simboliza la virtud, y en la otra, un pagaré que simboliza la confianza. Tienen grandes ojos para observar el mundo y tomar decisiones, grandes colas esponjosas que les dan fuerza y agilidad, grandes escrotos que representan la riqueza y un gran estómago que simboliza la tranquilidad y la decisión. Por último, llevan una sonrisa juguetona y amistosa, invitando a los humanos a unirse a sus juegos.

Los perros mapache son maestros de la ilusión. Pueden transformarse en cualquier forma que elijan: desde una anciana torcida hasta una botella de vino blanco. Estos astutos magos también son buenos para transportar personas y lanzar pequeñas maldiciones.
Cuando están disfrazados, les gusta utilizar pequeñas rimas para atraer a la gente a sus juegos, que inevitablemente terminan en inconvenientes o vergüenzas.Les gusta engañar a la gente para que toquen objetos encantados, como paraguas o pasteles de arroz, que harán que la persona sea transportada a la lejana naturaleza. Sus maldiciones favoritas causan molestias al obligar a la gente a correr por las colinas o a perseguir objetos encantados.

Se cree que la inspiración del mágico Tanuki procede de China, donde la gente creía en gatos salvajes con forma de dios, normalmente leopardos. Como Japón no tenía ningún animal como el temible leopardo, los eruditos japoneses transfirieron el poder a otras criaturas como gatos callejeros, tejones, comadrejas e incluso jabalíes. Con el tiempo, el zorro y el perro mapache se convirtieron en los recipientes más populares de estos poderes mágicos, y fueron venerados como dioses que gobernaban la naturaleza.

Yamaneko Wildcat

Este gato salvaje es considerado el Monstruo de Lock Ness de Japón. Mientras explora la isla de Iriomote, asegúrese de mantener los ojos bien abiertos para ver el yamaneko, un escurridizo gato salvaje que fue descubierto en 1965 y que sólo se puede encontrar en Iriomote. Emparentado con el leopardo, sólo tiene el tamaño de un gato doméstico y es un animal nocturno, más activo en el crepúsculo. Los gatos son terrestres, pero pueden trepar a los árboles y también nadar. Durante el día duermen en cuevas o huecos de árboles. Lamentablemente, el yamaneko es una especie en peligro de extinción y se cree que sólo quedan cien gatos en la isla. Por lo tanto, es muy poco probable que descubra uno, pero, por favor, háganoslo saber si lo hace.

Águilas marinas

El águila marina de Steller es una de las aves diurnas más grandes y feroces de la Tierra. Estas águilas son enormes, de media son las rapaces más pesadas de nuestro planeta, con un peso de hasta 10 kg (22 libras). También son altos, midiendo hasta 94 cm (3 pies), con una enorme envergadura de hasta 250 cm (8,2 pies). Su plumaje es de color marrón negruzco por todas partes, excepto en los hombros, la grupa, los muslos de la cola y la frente, que son blancos. Su gran pico es amarillo y malvadamente ganchudo, con fuerza bruta rebanan rápidamente la carne de su presa y la devoran. Las águilas son maestras de la pesca, es increíble ver cómo se lanzan en picado y atrapan a los peces con sus garras.


Prefieren una dieta de truchas, salmones u otros peces, pero comerán lobos marinos o especies terrestres cuando la pesca sea lenta. El águila marina de Steller está protegida por la ley y está designada como Tesoro Nacional en Japón, y figura como vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Quedan unos 5.000 ejemplares en estado salvaje, y más de 2.000 visitan Japón cada invierno.

En un viaje de observación de aves a Hokkaido, debe darse prioridad al seguimiento de las águilas marinas de Steller, que pueden verse desde la península de Nemuro. Se trata del águila más grande del mundo, con un peso de entre 5 y 9 kg, y es conocida por su característico pico amarillo.

Resumen

Está claro que hay muchas razones para ir a explorar la hermosa fauna de Japón. Estos son sólo algunos de los hermosos animales que se pueden observar en la naturaleza.

Seguro que hay otros blogs que le interesarán. Echa un vistazo a Vida salvaje en Vietnam, Vida salvaje en Tailandia y Vida salvaje en Hawai.

Si se encuentra en Japón y desea ver algunos de estos hermosos animales, eche un vistazo a los operadores que figuran a continuación y que podrían ayudarle en su búsqueda.

Visitas guiadas al interior de Japón

Wildlife Worldwide Tours