Vida salvaje en Tailandia

Tailandia, un popular e impresionante destino de playa en el sureste de Asia. Este país, rico en cultura y belleza, también alberga la más asombrosa fauna. Vamos a señalar y descubrir sólo algunos de estos increíbles animales.

Paisaje de Tailandia


Tailandia alberga más del 10% de los animales de todo el mundo. Hay más de 285 especies de mamíferos, como elefantes, tigres, leopardos, osos del sol de Malasia, sambars, ciervos y nutrias, así como diversas especies de primates, como gibones, monos y macacos. Las ovejas, las cabras, el ganado salvaje y los cerdos salvajes también son comunes en este fantástico conjunto de islas.

A continuación, se presentan algunos animales de los que hablaremos, ¡puede navegar por el blog según estos títulos o disfrutar del blog en su totalidad!

Elefantes

Osos de sol malayos

Gibbons

Leopardo de Indochina

La vida salvaje en Tailandia: Elefantes


En Tailandia hay aproximadamente 2.000 elefantes salvajes. Tras la prohibición de la tala en 1989, la mayoría de los elefantes de la tala acabaron en la industria turística. Se trata de una enorme trampa para turistas y los elefantes atrapados en este enfermizo comercio sufren graves abusos y maltratos. Muchos de los elefantes cautivos de Tailandia son cazados furtivamente en la naturaleza, lo que hace que el 60% de la población total de elefantes de Tailandia sean elefantes cautivos, y el 60% de ellos se utilizan para el turismo.

Los elefantes están tan arraigados en la cultura tailandesa que se les reconoce como símbolo de la identidad nacional. Durante cientos de años, estas grandes criaturas han acompañado a los tailandeses en actividades como la guerra, el trabajo, el transporte y, más recientemente y por desgracia, el turismo.

Elefante asiático


Los elefantes que se encuentran en Tailandia son en realidad elefantes indios, una subespecie del elefante asiático. Los elefantes salvajes abundaban antes en Tailandia. En 1900 se calculaba que había unos 100.000 elefantes en el país, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).
En la actualidad, sólo quedan entre 3.000 y 4.000 elefantes en Tailandia. Casi la mitad de ellos viven en cautividad y en condiciones de vida extremadamente crueles. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) ha clasificado a los elefantes asiáticos como animales en peligro de extinción.


El papel de los elefantes en el pasado

Estos animales gigantescos han figurado en la cultura tailandesa durante siglos. Antes eran un símbolo de liderazgo y poder; ahora, reflejan algunas de las luchas e injusticias en el desarrollo de Tailandia durante la historia reciente.
He aquí un resumen de las diferentes funciones que han desempeñado los elefantes en Tailandia a lo largo de los años.


Los elefantes y la guerra

Los elefantes tailandeses se utilizaban como armas en la guerra desde el siglo XV. Su fuerza y tamaño los hacían poderosos en la batalla.
Los elefantes eran básicamente el equivalente a los tanques. Cubiertos de armadura, transportando soldados, y cargando a velocidades de alrededor de 25 kilómetros por hora, eran oponentes formidables.
Los reyes y generales tailandeses iban en elefante a la batalla contra los birmanos, los jemeres y otros enemigos.

Elefantes y realeza
Los elefantes se convirtieron en sinónimo de realeza, y cuantos más elefantes poseía un rey, más estatus y poder tenía.
Los elefantes blancos, en particular, se asociaban con la realeza y la autoridad moral de un monarca. Por ello, poseer elefantes blancos era una forma de que los reyes tailandeses demostraran su legitimidad.

Los elefantes blancos de Tailandia no son realmente albinos, sino que tienen coloración blanca en siete lugares significativos: los ojos, el paladar, las uñas de los pies, el pelo, la piel, la cola y los genitales.
Como los elefantes blancos se consideran sagrados, no se les permite trabajar, vender, regalar o matar. Esto hace que su mantenimiento sea muy caro. Cuenta la leyenda que, en el pasado, los reyes tailandeses regalaban ocasionalmente elefantes blancos a sus enemigos, ya que el cuidado de los elefantes que no pueden trabajar acabaría por causarles la ruina financiera.

Elefante indio


Los elefantes y el trabajo

Además de utilizarse en las batallas, los elefantes también se empleaban en la industria maderera, transportando madera de teca a través de la densa selva. Irónicamente, los elefantes fueron utilizados para destruir su propio hábitat. La tala se prohibió en Tailandia en 1989, pero para entonces el daño ya estaba hecho. En 1900, Tailandia tenía alrededor de un 90% de cobertura forestal. En 1989, sólo quedaba el 28% de los bosques del país, según la FAO. Esta pérdida de hábitat y la fragmentación de los bosques restantes son algunas de las mayores amenazas para la supervivencia del elefante asiático.

La prohibición de la tala y el aumento del transporte moderno dejaron a muchos cuidadores tradicionales de elefantes, conocidos como mahouts, y a sus elefantes sin los ingresos necesarios para su cuidado. Por ello, muchos recurrieron al comercio del turismo para obtener ingresos. El turismo de elefantes ha demostrado ser muy popular y, a pesar de la preocupación por el bienestar de los animales, sigue aumentando. Un estudio de dos años publicado en 2017 por World Animal Protection descubrió que, desde 2010, ha habido un aumento del 30% en el número de elefantes que viven en cautiverio en lugares turísticos de Tailandia.

Montar en elefantes en Tailandia fuerte
, Montar en elefantes en Tailandia no es ético. El abuso sistemático de los elefantes cautivos para «entrenarlos» a transportar turistas es habitual. Además, los elefantes tienen que soportar largas jornadas de trabajo, una alimentación limitada y entornos antinaturales, como las horas que pasan de pie sobre el hormigón.
Cada vez son más los turistas que desean viajar de forma ética y sostenible.
Sin embargo, boicotear por completo el turismo de elefantes podría no ser la solución. La situación es compleja y requiere soluciones que tengan en cuenta el bienestar tanto de los elefantes como de sus mahouts.

Hoy en día, el turismo es la única fuente de ingresos viable para los mahouts y sus elefantes. Los elefantes necesitan comer unos 250 kilos de comida al día, lo que puede costar a sus dueños unos 1.000 dólares al mes. La industria del turismo ayuda a recaudar los fondos necesarios para cuidar de los gigantescos animales y proporcionar un medio de vida a los mahouts y sus familias.
Está claro que el modelo turístico tiene que cambiar, pero también tiene que existir de alguna forma para garantizar el cuidado de los elefantes que actualmente viven en cautividad.

elefante en el bosque


Los santuarios de elefantes son cada vez más populares y ofrecen a los turistas la posibilidad de alimentar o bañar a los elefantes, en lugar de montarlos. Sin embargo, estos santuarios siguen implicando un comportamiento antinatural y un alto nivel de interacción entre personas y elefantes. El proyecto de elefantes de GVI en Chiang Mai es pionero en un nuevo enfoque del turismo de elefantes. Nuestro proyecto limita la interacción al mínimo necesario, sin dejar de apoyar a los elefantes y a sus mahouts, y ofreciendo a los voluntarios una increíble experiencia única en la vida.

La vida silvestre en Tailandia: Oso del sol de Malasia


El oso solar malayo se distingue claramente de otros osos por una mancha blanca o amarillenta en el pecho. Forman una pequeña parte de la vida silvestre en Tailandia, pero ciertamente son especiales por ser tan raros y únicos. Los osos del sol son excelentes escaladores y pasan mucho tiempo en los árboles. Se alimentan de frutas dulces, pequeños roedores, pájaros, termitas y otros insectos. Pueden considerarse relativamente pequeños, ya que sólo miden entre 120 y 150 cm de longitud y pueden pesar sólo entre 35 y 80 kg.

Oso de sol malayo


El oso del sol estaba antiguamente muy extendido en los bosques de las tierras bajas del sudeste asiático. Sin embargo, en las últimas décadas ha desaparecido en su mayor parte de sus antiguas áreas de distribución. No obstante, el oso del sol sigue estando muy extendido en algunas zonas protegidas de la provincia de Mondolkiri, en Camboya, y en el Parque Nacional de Virachey. Se cree que la población se ha reducido en más de un 30% en los últimos 30 años. ¿Se le ocurre alguna razón para ello?

Oso de sol malayo


Hay varias amenazas para estos magníficos osos del sol de Malasia… Al igual que otros osos de Asia, los osos del sol son cazados por sus vesículas biliares y otras partes del cuerpo para usos medicinales que, según han demostrado los científicos, no tienen ningún valor médico. Es de esperar que esto cambie en los próximos años con una mayor educación a los individuos sobre la falta de propiedades medicinales que contiene este pobre e inocente animal. A veces se mata a las hembras de los osos soles lactantes y se capturan sus cachorros para venderlos en el comercio de mascotas. Un problema importante que no es exclusivo de la vida silvestre en Tailandia, sino que, lamentablemente, es mundial.
Y la destrucción del hábitat causada por el desmonte para el desarrollo de plantaciones y la tala ilegal es también otra gran amenaza para la pequeña población crítica que queda de esta especie.

Estas son sólo algunas de las tragedias a las que se enfrenta la fauna salvaje en Tailandia hoy en día.

La vida silvestre en Tailandia: Gibbons

Gibbons


Gibón, (familia Hylobatidae), cualquiera de las aproximadamente 20 especies de pequeños simios que se encuentran en los bosques tropicales del sudeste asiático. Los gibones, al igual que los grandes simios (gorilas, orangutanes, chimpancés y bonobos), tienen una complexión similar a la humana y no tienen cola (como para mantener el equilibrio), pero los gibones parecen carecer de capacidades cognitivas superiores y de conciencia de sí mismos.

También se diferencian de los grandes simios por tener brazos considerablemente más largos, pelo denso y un saco en la garganta que sirve para amplificar los sonidos. Las voces de los gibones son fuertes, tienen un tono musical y se transmiten a largas distancias. La vocalización más característica es la «gran llamada», normalmente un dúo en el que la hembra lidera y el macho se une con notas menos complejas, utilizado como marcador territorial por ambos sexos.

Gibbons


Los gibones son arborícolas y se desplazan de rama en rama con rapidez y gran agilidad mediante el balanceo de sus brazos (braquiación). En el suelo, los gibones caminan erguidos con los brazos en alto o detrás. Son activos durante el día y viven en pequeños grupos monógamos que defienden territorios en las copas de los árboles. Se alimentan principalmente de fruta, con proporciones variables de hojas y con algunos insectos y huevos de aves, así como de crías. Las crías nacen tras unos siete meses de gestación y tardan siete años en madurar.

La mayoría de las especies de gibones miden entre 40 y 65 cm de cabeza y cuerpo. Las especies más pequeñas (ambos sexos) pesan alrededor de 5,5 kg (12 libras); otras, como el gibón concolor, pesan alrededor de 7,5 kg (17 libras). La hembra de siamang pesa 10,5 kg (23 libras) y el macho 12 kg (26 libras); el siamang es el único gibón con una diferencia de tamaño significativa entre los sexos.

Gibbons


Los gibones siguen estando ampliamente distribuidos en las selvas tropicales y monzónicas del sudeste asiático, pero están cada vez más amenazados a medida que se destruye su hábitat forestal. A veces se cazan para alimentarse, pero más a menudo se matan por sus supuestas propiedades medicinales; los huesos de sus largos brazos son especialmente apreciados.


La vida silvestre en Tailandia: El leopardo de Indochina

Leopardo de Indochina


En Tailandia, el leopardo de Indochina está presente en el Complejo Forestal Occidental, en los complejos de áreas protegidas de Kaeng Krachan-Kui Buri y Khlong Saeng-Khao Sok. Pero desde principios del siglo XXI, no se ha vuelto a registrar en los complejos forestales del norte y el centro-sur del país.

El éxito del leopardo en la naturaleza se debe a su pelaje bien camuflado, a su comportamiento de caza oportunista, a su amplia dieta y a su fuerza para trasladar carcasas pesadas a los árboles, a su capacidad para adaptarse a diversos hábitats que van desde la selva tropical y la estepa hasta las zonas áridas y montañosas, y para correr a velocidades de hasta .

Los leopardos muestran una gran diversidad en el color del pelaje y los patrones de las rosetas. En general, el color del pelaje varía desde el amarillo pálido hasta el dorado intenso o el leonado, y está estampado con rosetas negras. La cabeza, las extremidades inferiores y el vientre están manchados de negro sólido. El color y el patrón del pelaje están ampliamente asociados al tipo de hábitat. Sus rosetas son circulares en África oriental, pero tienden a ser más cuadradas en el sur de África y más grandes en las poblaciones asiáticas. Su pelaje amarillo tiende a ser más pálido y de color crema en las poblaciones del desierto, más gris en los climas más fríos y de un tono dorado más oscuro en los hábitats de la selva tropical. En general, el pelaje bajo el vientre tiende a ser de color más claro y de tipo más suave y velloso. Las manchas negras sólidas en lugar de las rosetas abiertas se ven generalmente a lo largo de la cara, las extremidades y el vientre.

Leopardo de Indochina



Los leopardos son cazadores versátiles y oportunistas, y tienen una dieta muy amplia. Se alimentan de una mayor diversidad de presas que otros miembros del género Panthera, y se dice que comen de todo, desde escarabajos peloteros hasta elands comunes, aunque suelen tomar presas de tamaño medio de entre 20 y 80 kg. La presa más grande matada por un leopardo fue un eland macho de 900 kg. aunque los leopardos generalmente no cazan animales tan grandes. Su dieta se compone principalmente de ungulados, seguidos de primates, principalmente monos de varias especies, incluido el mono de Vervet. Sin embargo, también se alimentan de forma oportunista de roedores, reptiles, anfibios, insectos, pájaros (sobre todo los que viven en el suelo, como la gallina de Guinea), peces y, a veces, pequeños depredadores (como zorros, chacales, martas y especies de felinos más pequeños).

Leopardo de Indochina

Resumen:

¿Qué le ha parecido interesante de la fauna de Tailandia? ¿Está Tailandia en algún lugar al que le interese viajar pronto? ¡Si te ha gustado este blog puede que te gusten otros blogs de Animales por el Mundo! Osos alrededor del mundo, explorar las Azoresy mucho más.

Si se encuentra en Tailandia, considere la posibilidad de visitarla:

Refugio de elefantes

Fundación Amigos de la Naturaleza de Tailandia (WFFT)